domingo, 16 de octubre de 2016

Los eBook.

Los eBook.

Pasar del libro de papel a los libros electrónicos o eBook no es tan sencillo como parece. Son muchos años en papel que no pueden ser borrados de manera instantánea. La lectura sobre el papel es tan fuerte que durante los largos años de transición entre el papel y lo digital era incapaz de ver errores de redacción en los documentos escritos y revisados en la pantalla del computador, de igual manera me era casi imposible encontrar errores de dibujo en los planos que hago y hacen mis compañeros en computador, para estar seguro me veía forzado al igual que mis compañeros de trabajo a imprimir los documentos a revisar y una vez en papel los errores saltaban a la vista de manera casi instantánea. Años después aún de vez en vez y de cuando en cuando requiero imprimir para verificar sobre el papel, lo que implica que aún no he logrado librarme por completo del papel.

La lectura es una de mis pasiones por decirlo así, ahora bien nací en un mundo donde el papel era determinante un 100% en nuestras vidas. Los libros, informes, revistas, panfletos, periódicos, durante la primaria, secundaria, los estudios universitarios y posteriormente en lo laboral todas las comunicaciones y lecturas eran sobre papel. Con la llegada  de los computadores personales y más últimamente con la llegada de los teléfonos celulares “inteligentes” y “tabletas” la lectura digital es cada día más frecuente o al menos de acuerdo a la publicidad. Sin embargo los tiempos cambian y las necesidades también.

Todo cambio tiene un rechazo inconsciente y visceral, por naturaleza la primera reacción es de repudio y a tal impulso no fui inmune. Realmente aceptar la lectura de los libros electrónicos fue difícil pero afortunadamente este rechazo fue vencido.

El punto más problemático y conflictivo de los libros electrónicos desde mi perspectiva era la movilidad de los mismos, me refiero que su lectura sólo podía realizarla frente a un computador y en el mejor de los casos en un Notebook, ambos realmente imprácticos para la lectura asidua de largos textos, problema que no presentan los libros tradicionales ya que son fácilmente transportables y se pueden leer en cualquier ambiente, rincón y posición que a uno le apetezca cosa que no ocurre con los computadores de escritorio. Los Notebook; eso de computador portátil es más un decir y todo el que ha tenido que cargar  una de estas máquinas al poco tiempo se da cuenta de lo que trato de expresar.

La adquisición de un celular inteligente hace un par de años fue el elemento que logró el milagro para que mis inclinaciones de lector migraran al eBook.

El celular actual es realmente una de las maravillas de esta época y los que lo hemos visto evolucionar estamos muy claros al respecto, se puede tener comunicación casi a tiempo real con quien uno desee y en cualquier lugar del mundo a un costo realmente irrisorio si somos conscientes de la magnitud de este milagro de la comunicación electrónica; también es una poderosa “herramienta” para procesar información escrita pues en realidad son unos pequeños y poderosos computadores realmente portátiles. Otra alternativa muy práctica para la lectura digital y mejor aún por su tamaño son las llamadas Tablet la cual también en mi caso ha ayudado de manera decisiva sobre mi cambio casi radical del papel al eBook.

Ambos equipos adolecen grandes desventajas para la lectura sostenida que pueden ser solucionadas en parte. En el caso de los celulares es particularmente el tamaño de la pantalla, realmente pequeña que no invita a la lectura y menos aún los textos en formato PDF, por otro lado las Tablet aunque más grandes y más optimas para la lectura adolecen como los celulares de pantallas de superficie escrupulosamente pulidas sobre las cual se producen molestos reflejos a demás el terrible inconveniente que en lugares abiertos con iluminación fuerte es realmente imposible la lectura de cualquier texto. Estos inconvenientes se pueden paliar en parte leyendo en lugares con iluminación moderada y con pocos objetos o puntos luminosos que se reflejen en la pantalla. En el caso de los celulares, bueno no queda otra alternativa que acostumbrarse a leer en un espacio tan restringido.

Como mencioné arriba, la necesidad impulsa aceptar los cambios y en mi caso el detonador definitivo fue la adquisición del celular inteligente y a la feliz coincidencia de tener que esperar más de una hora e incluso dos horas para que el transporte de la empresa se pusiera en movimiento para repartir al personal a sus puestos de trabajo en las mañanas y otro tanto en las tardes a la hora de salida debido a las asambleas de trabajadores convocadas por el sindicato.

Llega un momento que navegar por Internet se hace cansón y en poco tiempo ya no se tiene mucho que “googlear” con lo que la opción del internet no es suficiente para ocupar el tiempo muerto de la espera y la lectura de archivos PDF con los conocidos “readers” para este tipo de formatos es realmente molesto y más en los celulares.

Leer por cuatro o más horas seguidas un libro requiere comodidad en casi todos los aspectos, en particular la presentación del texto. Aunque el olor de los libros es insustituible no hay que caer en los placebos tontos que tratan de mostrar los eBook como si se tratara de libros de papel, hay que aceptar que la nueva tecnología tiene su propia presentación tal como la tuvieron los libros en su oportunidad.
Definitivamente, con la llegada de nuevos formatos y lectores electrónicos la lectura digital dio un salto definitivo. La aparición de nuevos equipos sintonizados a la lectura digital la misma cada día es más agradable.

Desde mi experiencia sólo mencionare dos de los lectores digitales que a mi juicio son los más flexibles después de probar unos cuantos. Estos lectores son el FBReader para formatos EPUB y el ThinkFree Office de Zimbra para los formatos PDF, ambos gratuitos y muestran el texto a pantalla completa sin publicidad (lo más importante) aunque poseen sus versiones pagas con algunas prestaciones habilitadas que no están disponibles en la versión gratuita.

El FBReader permite al usuario ajustar la apariencia de la pantalla y del texto, ajuste del brillo de la pantalla desde la misma aplicación vía menú o táctil en el borde izquierdo de la misma, orientación, lenguaje, algunas propiedades de las fuentes, su tamaño, estilo, el interlineado para separar las líneas y los párrafos unos de otros de manera más notorio, la alineación del texto incluyendo el justificado con separación con guiones de las palabras que no caben por completo. La separación automática por sílabas es impecable entre otras funciones. Particularmente solo he modificado el interlineado, la separación entre párrafos, el justificado y el paso de las páginas, los colores, el fondo y el tamaño de las letras a mi parecer son adecuados a la pantalla. Este programa corre en el sistema operativo Android.

Como dato curioso, el número de páginas depende del tamaño de la pantalla, en realidad lo que nos muestra el FBReader son el número de pantallas que posee el libro, por ejemplo en el celular aparecen 3000 “páginas” y en la tablet 1000 “páginas” por dar un número.
Un detalle adicional de este programa es la posibilidad de leer el mismo libro en varios dispositivos diferentes pues el programa permite sincronizar nuestra “biblioteca” en una red FBReader con vinculación a la nube personal de Google Drive TM. Esta acción hay que activarla ya que por defecto está inactiva.

El ThinkFree posee menos prestaciones que FBReader pero es ideal con los formatos PDF siempre y cuando no sean imágenes guardadas en PDF. Con este visualizador sólo es posible pocas funciones, el ajuste a modo lectura, que permite ver el texto ajustado al ancho de la pantalla sin justificación, se puede resaltar líneas de texto y colocar comentarios y agrandar la fuente por medio del zoom que se realiza de manera táctil en la pantalla abriendo dos dedos sobre la misma, el texto se reajusta al nuevo tamaño lo que permite una lectura más cómoda. Igual que el anterior este programa corre en Android. Su mayor defecto, es que a modo lectura no se visualizan las imágenes.

Gracias a este par de visualizadores de libros electrónicos le he agarrado el gusto leer en la pequeña pantalla cuando no estoy en casa y más cómodamente en la tablet de mi hija cuando estoy en la casa a pesar de sus pequeños defectos.

La cantidad de libros que he disfrutado es enorme y en un lapso de tiempo relativamente corto por una lado por la “comodidad” de leer en la calle desde el celular, en la oficina durante el descanso del almuerzo, en las esperas del transporte y por el otro lado por la posibilidad de adquirir eBook gratuitamente en grandes cantidades disponibles en Internet. Esta es otra de las grandes ventajas de los eBook, la posibilidad de conseguir muchos títulos en el formato EPUB. En papel es casi imposible lograr comprar un libro mensual y más en una economía tan deprimida como la de nuestro país que a su vez ha afectado de manera impactante a las librerías por el problema de la adquisición de las divisas para la importación.

Existen muchos lugares en la gran red para bajar libros gratuitamente o pagando, en mi caso por el mismo problema de las divisas he recurrido sólo a las páginas Web que cuelgan libros electrónicos gratis como www.megaepub.com y http://www.epubgratis.org.


La intención de esta entrada es animar aquellos que aún dudan sobre la versatilidad y comodidad de lectura de los eBook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario